Siempre se habla de la proverbial educación de los canadienses. En este caso, un conductor oriundo de ese país aguanta con unos modales admirables el chaparrón que le cae de un tipo fuera de sí.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +