Los perros y los gatos, al contrario de lo que suele creerse, no se llevan mal. Simplemente los segundos ignoran a los primeros y estos se quedan absolutamente petrificados de terror.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +