Para todos aquellos que tienen un felino como mascota y han probado esa ardua tarea que consiste en [b]bañar a un gato[/b], bien sabrán que la cosa normalmente se pone entre fea e imposible, más que nada porque no le ven ninguna gracia a una bañera. Aquí os mostramos un video de un gatito que más que revelarse contra el agua y sus dueños, se queda totalmente bloqueado con gesto de creer tener muy cerca la muerte. En este caso, más que un espectáculo de lucha libre, vemos la parte más cobarde y entrañable de la raza gatuna. Anotamos, que los dueños parecen disfrutar de lo lindo martirizando al pobre bicho. [b]Bañar a un gato[/b] puede llegar a considerarse una cruel arma. Visto lo visto, y con la intención de prevenir estos malos ratos para la raza felina, os dejamos unos cuantos consejos para [b]bañar a un gato[/b], que no aseguran el éxito, pero al menos sirven para intentarlo. Lo primero, es mejor prepararse con anticipación los materiales necesarios: champú, toalla y guante. Y, a continuación, éstas son algunas sugerencias que pueden ayudar a un baño, no diremos feliz, pero sí algo menos traumático: - Una alternativa para gatos a los que es completamente imposible mojar de patas a cabeza consiste en echarles un recipiente con agua tibia sobre el animal sin tocar la cabeza, así sentirá menos miedo. - Evitar la bañera, demasiado baja, el lavabo, demasiado pequeño. Es preferible el fregadero. - Puedes colocar una toalla en el fondo del fregadero para que el gato no resbale - Llenar el fregadero unos cuantos centímetros solamente, y añadir un poquito de champú, hacerlo antes de introducir al gato, mejor todavía antes de cogerlo. El agua ha de estar tibia. - Una vez tengamos al gato en el agua, hay que actuar rápidamente pero con firmeza y suavidad, sin transmitirle sensación de nervios. Si lo notas muy nervioso, sujétalo con una de las dos manos de la piel del cuello, como hacía su madre cuando era pequeño, y siempre con suavidad, esto lo relajará. - No olvides cuidar tu tono de voz todo este tiempo, has de utilizar tu voz para calmarlo, transmitirle confianza. No importa lo que le digas, lo fundamental es el tono en el que se lo digas, has de hablarle dulcemente, sin cesar, algo así como si le ronronearas. - Utilizar un guante empapado con el champú diluido, y pasárselo por patas, cola, nariz, orejas, y enjuagar rápidamente. - Una vez fuera del agua, envolverlo en una toalla, y secarlo. Y con esto, desearos una bonita experiencia gatuna (al menos llevable) a la hora de [b]bañar a un gato[/b] y no morir en el intento.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +