No se recordaba una diosa tan venerada desde los tiempos de la Séptima y es que desde que el árbitro decretara el final del partido las calles de la Castellana se convirtieron en un auténtico hervidero de gente camino de la diosa Cibeles. Allí aguardaron la llegada del equipo liderado por Raúl, y como manda la tradición bufanda al cuello y bandera del Real Madrid para engalanar a la diosa..


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +