Fuertes vientos de más de 150 kilómetros por hora en el aeropuerto de Hamburgo (Alemania), obligan al piloto a abortar el aterrizaje. Los vientos casi provocan un accidente aéreo. Una de las alas estuvieron a punto de chocar con la pista. Tras el segundo intento el piloto pudo aterrizar y fue tratado por los pasajeros como un verdadero héroe.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +