El final del verano llegó y...menos mal..Los veranos ya no son lo que eran y las familias, según leemos, tampoco. Aunque algo, gracias a Dios, nos hace recordar aquellos tiempos pasados.. Y es que el parón de la construcción ha hecho renacer la emigración.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +