Tanto en la historia del toreo profesional como del toreo de aficionados ha habido [b]cornadas[/b] y cogidas peores, múltiples e incluso muchas de ellas mortales, pero pocas han dejado tanto espanto en los tendidos como ésta. Probablemente por el largo revolcón que experimenta la víctima y el infortunio de quedar enganchado y alargar la agonía segundos que se hacen eternos. Además, las dimensiones caseras del festejo hacen que todo se precipite y que nadie sepa muy bien como reaccionar, en definitiva, que el toro se vuelva el rey de la fiesta y reparta tantas [b]cornadas[/b] como le plazca. El animal asesta tantas [b]cornadas[/b] a la víctima que los asistentes intervienen tan rápidamente como pueden y terminan dando asistencia médica al herido en la propia plaza donde se desarrolla la corrida. El ataque sucede en el momento en el que el animal se gira, el hombre corre y cae al suelo, y allí es atacado por el toro, que le propina múltiples [b]cornadas[/b], y por si no fuese poco lo arrastra por la arena al quedar enganchado del pantalón. El resto de corredores logran apartar al astado mientras la víctima intenta salvaguardarse de un nuevo ataque, y por fin a salvo es atendida por el equipo médico que asistía. Advertimos que las últimas imágenes recogen las heridas de cornada del muslo del accidentado y para aquellos que sean algo aprensivos puede resultar muy desagradable. La lesión no terminó siendo de extrema gravedad pero cuanto menos da mucho repelús verla.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +