El dueño de esta tienda estaba harto de que decenas de viandantes aliviaran sus necesidades contra la pared, así que decidió tomar cartas en el asunto e instalar una ducha que dejó pasados por agua a los meones incívicos de turno.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +