Con tan sólo 13 añitos, la jovencita Natalie Gilbert era la encargada de interpretar el himno nacional al inicio del tercer partido de los playoff finales entre Portland Trail Blazers (locales) y Dallas Mavericks del 2003. Con los nervios, ya se sabe, la pobre se quedó en blanco y pasó un mal momento (tierra trágame). Por suerte, y heroicamente, el entrenador Maurice Cheeks acudió en su ayuda y salvó la papeleta, como mínimo.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +