El niño que sufrió uno de los Faceplants más dolorosos que hemos visto confiaba en los cálculos hechos para el experimento pero algo falló. Sin duda al golpear la escalera el colchón se tumbó, el problema es que la cara del chico no cayó precisamente dentro.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +