Suponemos que el dolor que se llevaron a casa estos saltadores filipinos les hizo replantearse su vida después de las olimpiadas.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +