Alrededor de 73 personas han muerto y otras 300 han resultado heridas, según el último balance hospitalario recogido por Afp, en unos graves disturbios registrados al término de un partido en dicha ciudad al noreste de Egipto. Seguidores del Al Masri invadieron el campo tras ganar 3 a 1 al Al Ahli, el equipo local. Un funcionario de seguridad citado por la cadena de televisión catarí Al Yazira afirma que los aficionados persiguieron a los seguidores del equipo rival y los arrinconaron dentro y fuera del estadio, lanzando piedras y botellas contra ellos. Algunas de las zonas hacia las que les empujaron fueron indenciadas. La mayoría de las víctimas murieron de asfixia o lesiones de la cabeza. Al parecer, los futbolistas del Al Ahli quedaron atrapados en el vestuario junto con sus partidarios. El corresponsal de la cadena británica BBC en El Cairo, Jon Leyne, ha afirmado que los aficionados han introducido cuchillos dentro del recinto deportivo. En su opinión, la habitual falta de seguridad en el estado ha contribuido al fatal desenlace. Hesham Sheiha, el viceministro de Salud egipcio, ha declarado que se trata de un \"incidente desafortunado\" y que la mayoría de las lesiones fueron causadas por contusiones y cortes profundos. \"La sala de jugadores se ha convertido en un depósito de cadáveres\", dijo Ahmed Nagy, entrenador de uno de los porteros. Poco después de la invasión del campo en Port Said, la televisión egipcia mostró imágenes del incendio en otro estadio, esta vez en El Cairo, donde el árbitro canceló el partido entre los equipos Zamalek e Ismaili.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +