Es que hay ocurrencias que sólo pueden acabar fatal. Este padre presta a su hijo de cuatro años su pistola y, claro, la sangre termina corriendo a borbotones


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +