Otro de los momentos impagables proporcionados por el extraño comportamiento de la concursante de Gran Hermano Fresita. Su "reinvindicación" de Salou, la ciudad en la que vive, en una discusión con Julián, termina con lloros trufados de frases para la historia como "Salou soy yo", "mi padre siempre hace paella los domingos", "en mi casa siempre hay brazo de gitano". De no ser por lo absurdo de sus razonamientos se podría pensar que el guión ha sido escrito por un humorista en decadencia. Dejó boquiabiertos a todos.


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +