El jugador chileno, Medel, se cabrea cuando es expulsado del partido por doble amarilla después de la agresión a Diego Costa. Tras su salida pega una patada a una silla lo que provocó que, de rebote, una botella de agua golpeara en el rostro a una policía.