Desde hace más de 40 años Alfredo Méndez guarda en su casa de campo el cadáver ?criónicamente' preservado de su mujer. Su amor por ella, un amor loco, como de otro mundo, y su ambición médica le han llevado a esta situación. En los últimos años las energías y la salud de Méndez han ido mermando, por lo que ha tenido que recurrir a los cuidados de Corona, una joven enfermera que hace también las veces de criada. Vía decine21.com... [url=]Leer más[/url]


 
  3774   Código Embebido
Comentar
 
 
 
Cargando comentarios de Disqus
 
 
 
 

Etiquetas

 
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +